Los Sueños | Kabbalah Centre España

Los Sueños

La vida es un sueño

La Kabbalah considera que nuestro mundo físico es una ilusión, una residencia temporal y no la verdadera realidad. En efecto, la vida es un sueño.

Nuestro mundo de capuccinos por la mañana y atascos de tráfico al terminar el día es sólo uno de los muchos mundos y dimensiones irreales que nos separan de la realidad fundamental. Se puede acceder a estas otras dimensiones de diversas maneras, una de ellas es a través del sueño.

LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO

Cuando se pone el sol y el cielo se llena de estrellas, parte de nuestra alma deja nuestro cuerpo. Aún cuando permanezcamos despiertos, parte del alma se va, lo que hasta cierto punto explica por qué empezamos a sentirnos más cansados y exhaustos cuando cae la noche.

El Zóhar explica que durante el sueño, 59 de las 60 partes de nuestra alma dejan el cuerpo, quedándose sólo 1/60 para sostenernos físicamente.

Cuando el cuerpo cae en estado letárgico, las cadenas de la existencia física se rompen de repente. El alma queda libre para ascender a un lugar más elevado en la atmósfera espiritual en donde recibe alimento, fuerza y el ocasional cambio de aceite. ¿Por qué la necesidad de recargar?

Durante el transcurso de un típico y caótico día, las limitaciones de tiempo, espacio y movilidad, hacen que el cuerpo y alma paguen un peaje. Tomemos el concepto del tiempo, por ejemplo: El tiempo constantemente nos genera excesiva tensión. Ya sea porque intentemos recuperar el tiempo perdido, cumplir con los plazos mientras las horas avanzan, o cuando el tiempo avanza tan despacio y nos saca de quicio.

¿CUÁL ES EL ESTADO DEL SUEÑO?

Durante nuestra "afinación metafísica", el alma está en una esfera más allá del tiempo y el espacio. El pasado, el presente y el futuro se vuelven uno. El panorama de toda una vida se despliega por completo, desde el nacimiento hasta la muerte.

Por todo ello el alma, además de recibir una recarga, muchas veces capta eventos, tanto positivos como negativos, que se cruzarán en nuestro camino.

El cuerpo filtra estos momentos fugaces y los convierte en sueños.

La mayoría de nuestros sueños son platos combinados. Es decir, un aspecto del sueño consta de eventos, experiencias y pensamientos que ocupan nuestro ser consciente. Dentro de esta mezcla se intercalan visiones del alma que habitan en el inconsciente.

Según la Kabbalah, los sueños nos ofrecen la oportunidad de entender los rasgos negativos de nuestra personalidad. Nos pueden ayudar a entender qué es lo que necesitamos cambiar para crecer espiritualmente. Desde luego, debemos saber cómo leer e interpretar el sueño para discernir esta sabiduría.

Además, si una persona no tiene la intención o el deseo de cambiar o experimentar crecimiento espiritual y transformación (probablemente el 95% del mundo se encuentra atrapado en esta categoría), le resulta mucho más difícil detectar los mensajes del alma. De hecho, probablemente ni siquiera recuerde la mayoría de sus sueños.

LA VERDAD Y SUS CONSECUENCIAS

Según la ley universal de causa y efecto, todas nuestras acciones negativas hacia otras personas tienen repercusiones.

Podemos negar esta verdad espiritual.

Ignorarla.

Dudar de ella.

O ni siquiera darnos cuenta de ella.

Sin embargo, por cada mirada envidiosa, cada palabra cruel, y cada respuesta malhumorada que dejamos en el mundo, hay una consecuencia igualmente negativa que se dirige hacia nosotros. Considerémoslo como el efecto boomerang fundamental.

Las repercusiones de nuestras acciones que surgen amenazadoras en el horizonte son percibidas por el alma durante el sueño. De hecho, las consecuencias graves que el alma ha percibido generalmente provocan pesadillas.

Si tenemos una mente abierta, podemos extrapolar los mensajes de nuestras pesadillas y empezar a entender lo que tenemos que cambiar de nosotros mismos. El cambio espiritual es la forma de desviar, proactivamente, el curso de los efectos negativos de una acción.

Se dice que el Rey David era un hombre de un extraordinario carácter espiritual. Siempre que tenía una pesadilla era capaz de deducir el mensaje y hacer las correcciones espirituales necesarias en su vida.

Por otro lado, el Zóhar nos dice que un hombre injusto con frecuencia tiene sueños agradables (un sueño falso) para alejarlo aún más del camino de la verdad. El Zóhar explica el principio espiritual en el siguiente texto:

“Todo aquel que decida purificarse será purificado desde las alturas, y todo aquel que decida envilecerse será igualmente envilecido desde las alturas.”

Zóhar II, 200a

Cuanto más espiritual sea un individuo, más verdaderos serán los sueños que tenga.

En el caso de las personas más centradas en sí mismas y esclavas de su ego, la balanza de poder entre cuerpo y alma se inclinará hacia el cuerpo, con lo cual es mucho más difícil que el alma se eleve durante el sueño.

 

INVENTARIO DIARIO

Los kabbalistas nos enseñan que cada noche nuestra alma asciende y se le pregunta si el día anterior hemos realizado algo que tenga sustancia espiritual. Si la respuesta es negativa, el alma no puede recibir su recarga completa. Nos despertamos cansados y letárgicos, independientemente del número de horas que hayamos dormido. Nos sentimos exhaustos, aunque tomemos vitaminas y hagamos ejercicio.

(La razón por la que somos incapaces de experimentar plenitud en nuestras vidas y nos sentimos faltos de energía es que desconocemos estas reglas del mundo espiritual y por lo tanto no vivimos en función de ellas).

Según el Zóhar, si una persona deja de soñar durante siete días seguidos o más, es porque se ha dejado consumir por deseos egoístas y controlar por terribles fuerzas negativas. Sus acciones negativas sobreexceden por mucho sus acciones positivas del día.

No te asustes. Muchos de nosotros soñamos pero no nos acordamos de lo que soñamos. El problema es que hay falta de comunicación entre la persona y su alma. Si tu vida está desprovista de aprendizaje y crecimiento espiritual, no ganarás acceso a la información que te proporcionan tus sueños.

VERDADES Y MENTIRAS

Según el Zóhar, todos los sueños contienen verdades y mentiras. Los sueños que ocurren entre las 12 de la noche y las 5 de la mañana generalmente contienen un mayor porcentaje de verdad.

 

NIVELES DE LOS SUEÑOS

Sueños naturales

Éste es el nivel más bajo del estado del sueño. Las personas predominantemente materialistas y egoístas experimentan éste nivel del sueño. Generalmente sueñan con logros materiales, el caos en su vida y las ansiedades que los asaltan durante el día mientras están despiertos.

Pesadillas

Las pesadillas generalmente son causadas por nuestro comportamiento negativo. Las fuerzas negativas generalmente nos “susurran” al oído todas las cosas que nos asustan y atormentan.

Sueños providenciales

Este nivel del sueño contiene mensajes, advertencias y lecciones de vida. Tendríamos que intentar por todos los medios recordar estos sueños y absorber el mensaje que contienen. No es raro despertarse a mitad de la noche después de haber tenido un sueño de este tipo. Si es posible, es aconsejable escribirlo y recordar todos los detalles, ya que muchas veces los mensajes más importantes están en los detalles.

 

Sueños proféticos

Este nivel del sueño es difícil de olvidar. Es totalmente transparente y generalmente lo tienen aquellos que han dedicado su vida a la transformación espiritual.

I. Interpretación de los sueños

Interpretar los sueños es un asunto muy delicado, y sólo los eruditos pueden entender los verdaderos mensajes ocultos en un sueño.

Un sueño que no se interpreta es como una persona que recibe un importante paquete confidencial durante la noche, vía FedEx, y nunca se molesta en abrirlo.

Si tenemos un sueño importante y no se lo contamos a alguien que sepa interpretarlo, el sueño permanece en su estado potencial y es mucho más difícil que los elementos positivos del sueño se manifiesten en nuestra vida.

Aún más, si no entendemos los mensajes que nos transmiten nuestros sueños, permanecemos ignorantes acerca del camino a seguir y de la enmienda concreta que nos toca realizar en esta vida. En otras palabras, hay un aspecto de nuestra personalidad que necesita enmendarse y cambiar. El camino a seguir para llevar a cabo esa enmienda se manifiesta en nuestros sueños. Podría ser un conflicto con un amigo que necesita resolverse. La causa del conflicto podría ser nuestra propia obstinación, y que ni siquiera nos damos cuenta de que es así. O pudiera ser que hay falta de cuidado y atención de nuestra parte hacia el ser amado.

Si este tipo de situaciones quedan sin resolver, y nuestro carácter permanece inalterable, la puerta para que el caos y a la negatividad se manifiesten en nuestra vida permanece abierta de par en par. Comúnmente estas circunstancias sin resolver son la causa subyacente de las conocidas “manifestaciones repentinas” de confusión que nos pillan desprevenidos.

Como dice claramente un viejo refrán: La ignorancia de la ley no es excusa.

 

Cautela al interpretar

Está escrito que había 24 intérpretes de sueños en Jerusalén durante la época del Segundo Templo (aproximadamente hace 2000 años). Era perfectamente posible que una persona que le contaba su sueño a los 24 intérpretes recibiera 24 interpretaciones diferentes.

Sorprendentemente, según los eruditos, las 24 interpretaciones podrían de hecho tener relevancia en el mundo físico. Es decir, el acto de la interpretación tiene un fuerte impacto e influencia en la expresión del sueño en el mundo físico.

De ahí que el Zóhar diga que la interpretación de un sueño es de hecho más importante que el propio sueño. Por lo tanto, te conviene encontrar a la persona indicada para que interprete tu sueño. Debe ser alguien que realmente se preocupe por ti y te quiera, o bien una persona espiritual que sienta amor por la humanidad entera, porque la interpretación es determinante en la manera en que tu sueño va a influir en tu vida.

 

El vaso está medio lleno

Según la Kabbalah, para prevenir que se abra paso la expresión física del sueño, no hay que contarle nuestros sueños negativos a más de una persona.

Una persona que te quiere siempre interpretará un sueño negativo bajo una luz positiva, lo cual es muy importante. Por ejemplo, digamos que hubo un accidente; se puede interpretar no como un accidente físico, sino como un aspecto espiritual en el que necesitas trabajar y cambiar en tu vida.

El Zóhar dice:

Hemos aprendido que cuando un hombre ha tenido un sueño, es bueno que se desahogue con aquellos que considera sus amigos para que ellos le expresen sus buenos deseos y pronuncien palabras de buen augurio.

Por tanto, los amigos de un hombre deben ratificar la interpretación positiva y todo irá bien.

Zóhar II, 200a

Si una persona tiene un sueño extremadamente terrible, no debe hablar de él directamente ya que, según la Kabbalah, puede ser espiritualmente peligroso.

Nunca hay que hablar del futuro para no limitar al individuo. Por el contrario, el intérprete debe aconsejar constructivamente al portador del sueño acerca lo que necesita hacer en el presente.

Para leer más sobre los sueños ir a:  The Dreams Book