El Poder de la Segunda Oportunidad | Kabbalah Centre España

El Poder de la Segunda Oportunidad

Sarah Yardeni
 

¿Qué harías por una segunda oportunidad? Una oportunidad de compensar. Una oportunidad de corregir. Una oportunidad de hacer las cosas de forma distinta. Todos cometemos errores, pero el verdadero error es no creer que podemos tener una segunda oportunidad – sin importar cuan grave fue nuestro error.

 

Creer que no tendremos otra oportunidad es una ilusión poderosa. Es usualmente cuando estamos tambaleándonos por un error – ya sea que estemos tratando desesperadamente de repararlo o simplemente nos hemos rendido – cuando volvemos a cometerlo. ¿Por qué? Porque no hemos cambiado nuestra conciencia.

 

Recibimos una segunda oportunidad porque el mundo está basado en la misericordia, y eso es algo que tenemos que recordar.

 

¿Cuántas veces nos rendimos con otra gente, o con nosotros mismos? Vemos nuestros errores como el fin de la historia, pero la Luz siempre nos da una segunda oportunidad. De hecho, obtenemos más que una segunda oportunidad. Como Rav Yehuda Ashlag explica en La Sabiduría de la Verdad, nuestras almas en realidad reciben muchas oportunidades de hacer lo correcto a través de la reencarnación:
 

"A diferencia de los cuerpos que vienen y van, no hay almas nuevas. Hay un número específico de almas, y estas mismas almas se reencarnan en nuevas formas, vestidas en nuevos cuerpos en cada generación. Y de este modo, tomando las almas en consideración, cada generación es puesta a prueba desde el inicio de la creación hasta que el Tikun sea completado. Como una sola generación que dura miles de años hasta que se desarrolla y llega al punto de Tikun y obtiene el nivel que está destinada a obtener, a pesar del hecho de que mientras tanto cada individuo ha cambiado de cuerpo unos cuantos miles de veces, dado que la esencia del cuerpo, llamada el alma, no sufre en absoluto por estos cambios."
 

Tikun significa corrección. Se utiliza para describir nuestro trabajo espiritual – las partes reactivas, egoístas, limitadas de nosotros mismos para cuya transformación vinimos a este mundo. Cuando hacemos las cosas desde una conciencia renovada, el resultado será diferente.
 

A veces nos encontramos enfrentando la misma situación una y otra vez, y podemos frustrarnos o incluso aburrirnos. Estos escenarios recurrentes son en realidad oportunidades para transformar nuestra conciencia baja – temor, egoísmo, agenda, etc. – en una conciencia superior de confianza, intercambio y cariño incondicional. Para hacer esto, necesitamos poner mucho esfuerzo entre nuestros desafíos para cambiar de verdad, de modo que cuando surjan otra vez estemos listos para enfrentarlos de manera distinta.
 

Mientras tanto, sigamos respirando, tenemos una segunda oportunidad y una tercera. Tenemos una oportunidad cada segundo de cada día.

 

Para leer más acerca de la sabiduría de la kabbalah haz click aquí